HABLAR POR TELÉFONO LES PROVOCA MIEDO Y ANSIEDAD A LOS MILLENNIALS

Una investigación revela que al 81% de los ‘millennials’ les da miedo y ansiedad hacer una llamada telefónica.
No están acostumbrados a realizar llamadas, y por ello, los expertos les dicen la ‘generación muda’.
Los ‘millennials’ son aquellos que nacieron, aproximadamente, entre 1981 y 1996, han crecido con la tecnología y desde muy pequeños, han convivido sin problemas con la digitalización, internet y las pantallas.
Sin embargo, les cuesta horrores establecer una comunicación directa con otras personas. Este fenómeno, que recibe el nombre de teléfonofobia, se define esencialmente por una ansiedad mental de interactuar con otra persona por teléfono.
‘Generation mute, millenials phone call statistics’ es un estudio realizado a 1.200 millennials estadounidense y ha reflejado que un 81% de los encuestados siente ansiedad al llamar por teléfono y tiene que prepararse de forma especial antes de hacer una llamada, reuniendo el valor suficiente para ello.
“Los millennials y la generación Z están acostumbrados a manejarse en mails, chats e incluso los viejos foros, a los ‘millennials’ una llamada telefónica les parece lo más intrusivo contra su vida que existe y por ello las evitan.
Los pretextos más utilizados por los ‘millennials’ para no hablar por teléfono, son: “no lo escuché/oí vibrar” (63%), “no tenía cobertura” (12%), “estaba en una reunion” (9%), “venía manejando” (6%) y “no sabía dónde estaba mi teléfono” (5%).
“La falta de seguridad en sus habilidades comunicativas ante la conversación presencial y síncrona hace que pongan en marcha mecanismos de defensa como la evitación; si no responden, no hay oportunidad de poner a prueba ese déficit de habilidades”, explica el psicólogo.
Según Ferran Lalueza, profesor e investigador de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC, el miedo ante la llamada telefónica procede de la incapacidad de ‘echarse atrás’, algo que sí se puede hacer escribiendo un mail o un WhatsApp: “En una llamada no pueden borrar las palabras pronunciadas en vivo dentro de una conversación. Esto les genera menos seguridad y confianza que, por ejemplo, emplear una nota de voz, formato que les permite repetir su alocución tantas veces como sea necesario antes de enviarla”.
La ansiedad por el cara a cara se ha incrementado en la pandemia por el uso de videollamadas, que expone frontalmente al ‘millennial’ hacia su interlocutor. “Les obligan a mostrarse en vivo, sin filtros, viéndose a sí mismos con todos sus eventuales defectos amplificados y a la vista de los demás participantes», concluye el experto.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *