OBISPO DE LA PAZ CELEBRA VOTO DE LEGISLADORES DE BCS A FAVOR DE LA VIDA

Mediante una carta a la opinión pública, el obispo de la Diócesis de La Paz, Miguel Ángel Alba Diaz, felicitó a las y los diputados que actuaron con sensatez y votaron a favor de la vida, porque en Baja California Sur se ama la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

“La iglesia es respetuosa de aquellas personas que piensan de manera distinta, pero que hay cosas que no se negocian, en este caso los valores fundamentales, los cuales parten del respeto a la persona.

Se es persona desde el vientre de la madre, y que no es cuestión de días, semanas o meses, además no se trata de un producto que aparece como un tumor y se desecha, sino una persona que durante nueve meses se aloja y desarrolla dentro del vientre de la madre.

“Desgraciadamente, por situaciones diversas, se da lo que se le ha denominado embarazo no deseado, existen algunas causales en la ley y hasta ahí no entramos en discusión. No caigamos en sofismas argumentando razones sin sentido: de que la mujer es dueña de su cuerpo o que la situación de pobreza orilla a tomar la decisión de abortar. Más bien trabajemos en una educación integral en donde la formación sobre la sexualidad lleva a actuar con responsabilidad, sobre todo a adolescentes y jóvenes”.

Hablar de aborto gratuito es un engaño, ya que en el campo de la salud nada es gratis, sería cubierto con los impuestos de todas y todos, por lo tanto, los abortos serían patrocinados por las y los sudcalifornianos.

“¿Aborto libre? Otra falacia, quien acude a que se le realice dicho procedimiento vive coaccionada por las circunstancias. El aborto no es la mejor solución, habrá que trabajar en conjunto todas las instituciones para apoyar a la mujer que no desea tener a la criatura, de tal manera que nazca y si aun así lo rechaza podría darse en adopción. Existen muchos matrimonios que estarían dispuestos a recibirlos en adopción, un ejemplo real es el trabajo que lleva a cabo Vida y Familia, A.C. en nuestra diócesis”.

Sí la humanidad no es capaz de amar a una criatura indefensa que no ha pedido nacer, pero ya es parte de alguien, al grado de llegar a asesinarle, difícilmente se podrá amar al prójimo.

La iglesia siempre apoyará a las llamadas minorías, sin distinción alguna, pero la verdad única basada en el amor al prójimo y en Jesucristo que es el camino y la vida serán nuestro punto de llegada y partida. Sí a la vida”.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *