HOY SE CELEBRA EL DÍA INTERNACIONAL DE LA SALUD

“Construir un mundo más justo y saludable” es el lema que la OMS ha escogido para el Día Mundial de la Salud, que se celebra hoy, 7 de abril.

La institución se centra en involucrar a los responsables políticos y unir a las personas para enfrentar los grandes desafíos de nuestro tiempo, en consonancia con su principio constitucional de que “el disfrute del más alto nivel posible de salud es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, creencias políticas, condición económica o social”. Los tres objetivos principales de la campaña son concienciar a la población de las desigualdades en salud, involucrar a los responsables políticos para garantizar la equidad sanitaria y crear alianzas que aceleren la consecución de este objetivo.

RETO, PONER FIN A LA PANDEMIA

La COVID-19 ha afectado a todo el mundo, y este 7 de abril, Día Mundial de la Salud, está sin duda marcado por el reto de ponerle fin. En el ámbito sanitario, la COVID-19 ha agravado las diferencias que ya existían en el acceso a los servicios y coberturas de salud y la mortalidad, tanto entre grupos sociales dentro de una misma sociedad como entre países. Los pobres entre los pobres, en todo el mundo, son quienes gozan de una peor salud, y las personas que ya vivían desigualdades fruto de la pobreza, el género, la etnia, la educación, la ocupación, la condición de migrante, la discapacidad o la discriminación tienen más probabilidades de enfermar y mayor dificultad para acceder a los servicios y coberturas de salud que necesitan.

Dentro de los países, la enfermedad y la muerte por COVID-19 ha sido mayor entre los grupos que enfrentan pobreza, discriminación, exclusión social y condiciones de vida y de trabajo adversas. De los cientos de millones de dosis de vacunas que se han administrado hasta el momento, la gran mayoría se han producido en un puñado de países ricos y productores de vacunas, mientras que la mayoría de países de ingresos medios y bajos no tiene acceso a ellas. En el ámbito socioeconómico, se estima que esta pandemia sumió el año pasado a entre 119 y 124 millones de personas en la más pobreza extrema. Existe evidencia convincente, además, de que la COVID-19 ha exacerbado las brechas de género en el empleo, abandonando las mujeres el entorno laboral en mayor número que los hombres.

Esta situación provocada por la COVID-19 ha inculcado cierto sentido de urgencia a escala mundial para que los gobiernos, los sectores y las comunidades actúen juntos para abordar las inequidades en salud, mejorar los determinantes sociales, económicos y ambientales y permitir el desarrollo del máximo potencial de salud y bienestar de los niños, los jóvenes y sus familias en los entornos donde crecen, viven, juegan, aprenden y trabajan. Son muchos los países que ya están tomando medidas y que se han comprometido a responder a las necesidades de salud y bienestar de todas las poblaciones.

La OMS propone soluciones que pasan por invertir en sistemas sólidos de información, que proporcionen datos fiables y de calidad sobre las desigualdades en salud; implementar políticas de protección social para paliar el impacto del virus en los sectores más desfavorecidos; garantizar la equidad en el acceso a vacunas, pruebas y tratamientos para la COVID-19; conseguir un acceso equitativo a los servicios básicos; y promover la cobertura de Sanidad universal para que todos tengan acceso, sin discriminación, a los servicios de salud.

Los gobiernos deben invertir en los sectores sanitarios y sociales para paliar los efectos de la pandemia entre los más desfavorecidos. En muchos países, las consecuencias socioeconómicas de la COVID-19, a través de la pérdida de puestos de trabajo, aumento de la pobreza, interrupciones en la educación y las amenazas en la nutrición han superado el impacto del virus en la salud pública. Muchos de estos países ya han puesto en marcha planes de protección social para mitigar los efectos provocados por la pandemia y han iniciado un diálogo sobre cómo continuar apoyando a la población en el futuro.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *