PREVIO AL REINICIO OFICIAL DE CLASES, MAESTROS ENFRENTAN PANORAMA DESALENTADOR

La Paz, BCS. – Educadores de escuelas públicas, enfrentan un panorama sumamente desalentador a escasos 12 días que inicie el nuevo ciclo escolar, fecha en que se estima que todos los alumnos en México volverán a clases dentro de la “nueva normalidad”.

En diversos estados del país maestros y maestras empezaron a capacitarse para el uso de plataformas digitales, sin embargo, muchos no cuentan con los dispositivos suficientemente efectivos y se otros se consideran “analfabetas digitales”.

La educación en general se vio gravemente afectada por la crisis mundial del coronavirus y en el caso de nuestro país, han quedado expuestas fuertes deficiencias del sistema educativo.

Profesores de escuelas públicas, lograron idear estrategias para responder tanto a los planes y programas de estudio como a las necesidades particulares de sus alumnos, ello a pesar de verse restringidos por las limitantes con que cuentan.

De acuerdo al doctor en educación Carlos Ornelas, profesor de Educación y Comunicación en la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Xochimilco, hay estimaciones que revelan que el 60% de los maestros es “analfabeto digital”, y que la pandemia “nos agarró a todos desprevenidos”.

Manifestó que en la tradición normalista, a los maestros los entrenan para la  educación presencial y es lo que saben hacer; “sobre todo maestros veteranos que tienen su práctica docente bien establecida, rutinas hechas y que les han permitido ganarse la vida y sacar adelante, bien o mal, a sus generaciones de estudiantes; y otro factor, y esto lo pudiéramos identificar entre aquellos que compraron o heredaron su plaza, sería flojera intelectual o ser holgazanes, que no quieren aprender más, que no les interesa”, acotó.

LA OPCIÓN DE LA SEP

La SEP presentó la opción de regresar a clases a distancia, utilizando internet, la radio o la televisión desde el pasado 24 de agosto, en el caso de la tv, con 3 canales de televisión abierta para educación básica y dos para educación media superior.

Aprende en Casa es un sistema diseñado para reproducir la práctica escolar a través de tareas encomendadas a los alumnos, en línea, mediante sitios web, es decir, prácticas escolares comunes, modificadas por el uso de las tecnologías con el objetivo loable pero intrascendente de “salvar” el año escolar.

A pesar de lo anterior, en el período de marzo a junio del presente año, educadores del estado de Sonora lograron contactar al 87% de sus alumnos vía WhatsApp, Messenger y correo electrónico, pero consiguieron que sólo trabajara el 36% del alumnado.

 En lo que va del ciclo, el reporte del porcentaje de trabajo de 8 grupos de 3er. grado de secundaria, varía desde el 72 ¡hasta el 26 por ciento!

Los grupos que menos trabajan corresponden al turno vespertino, en el que suelen presentarse mayores problemas de rezago.
Aunado a lo anterior, muchos de sus alumnos no cuentan con servicio de energía eléctrica en sus hogares, tienen padres y madres que trabajan todo el día, no tienen internet, ni televisión y por si fuera poco -a nivel primaria- revela una profesora de Los Cabos, Baja California Sur: “De mis 31 niños, 11 no saben leer ni escribir”.

QUE NADIE REPRUEBE

Las modificaciones al Acuerdo 11/03/09, publicado en el Diario Oficial de la Federación, en el que se estableció como única condición para aprobar tanto primero como segundo año de primaria “el solo hecho de haber cursado el grado correspondiente” fueron defendidas por el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, quien reiteró que los alumnos de primero de primaria solo deben tener por lo menos el 80% de asistencias, y en el segundo grado, haber acreditado las materias Lengua Materna y Matemáticas.
Argumentó que del primero y segundo grado de primaria hay “muchísima investigación” de que “es mejor” buscar un acompañamiento personal a cada alumno para ver qué problemas tiene y resolverlos, “porque son factores que influyen en la escuela”
Pero en general, sí podría haber alumnos reprobados en el presente ciclo escolar, pues la instrucción de otorgar al alumnado de enseñanza básica una calificación aprobatoria es solamente para el periodo que comprendió el programa “Aprende en Casa”, es decir del 17 de marzo al 5 de junio del 2020 como estrategia implementada por la contingencia sanitaria contra del Covid-19.
Se establece que los alumnos y alumnas que desde el inicio del ciclo escolar 2019-2020 traían una calificación reprobatoria podrían mantenerla si es que la evaluación que le otorgó su profesor por el programa “Aprende en casa”, al promediar con la primera, no es suficiente para alcanzar una valoración positiva para el siguiente curso lectivo, sin que ello signifique que no pasarán de grado.
De hecho, la cantidad de estudiantes que tendrán una calificación reprobatoria este periodo dependerá del criterio de sus docentes, quienes, tienen la potestad única y exclusiva de evaluar y calificar el aprendizaje adquirido durante el año escolar que concluirá oficialmente el próximo 19 junio.

CLASES A DISTANCIA

La necesidad de brindar educación a distancia en nuestro país aterriza en terrenos totalmente nuevos tanto para el sistema educativo en su conjunto como para el sector docente, el alumnado y los padres de familia.
El intento de convertir los hogares en escuelas pequeñas, las computadoras en la imagen del maestro, los chats rooms en salones de clase y los padres de familia en docentes ha sido, ha generado una enorme cantidad de problemas de difícil solución.
La Secretaría de Educación Pública (SEP) anunció su plan de clases a distancia para 37 millones de estudiantes que hay en México, a fin de cumplir con las medidas necesarias ante la pandemia del Covid, pero prevalecen dos grandes obstáculos para concretar este plan: la falta de conectividad y herramientas, así como el desconocimiento digital, tanto de profesores como alumnos.

INEGI establecen que el 60% de los hogares mexicanos no tienen computadora y carecen de recursos para comprar una, sin embargo millones cuentan con un teléfono celular, pero reducido acceso a internet.
La Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares 2019 revela que sólo el 40% de los hogares en México cuentan con una computadora y debido a esta brecha de desigualdad tecnológica el gobierno estaría incumpliendo con el derecho a la educación de los estudiantes.
Además la falta de conectividad puede ser un elemento de costo que le quite el sentido de tener una escuela pública gratuita.


PADRES DE FAMILIA

Padres de familia han externado su descontento y preocupación al denunciar que, desde que se suspendieron las clases presenciales por la contingencia, las escuelas de sus hijos no implementaron ningún tipo de estrategia o plan a seguir para continuar con su programa educativo.

Otros se han mostrado preocupados por no saber realmente como desempeñar el rol docente.

“Es difícil dar clases en casa, porque yo no soy maestra, y no tengo el conocimiento, y a veces ni las herramientas y se me acaban las ideas”, señala la mamá de una niña que cursa el segundo año de primaria.
“En la escuela de mi hijo solo nos mandaron un cuadernillo de 18 hojas para tres semanas. Ni las maestras, ni la escuela nos informaron sobre los pasos a seguir para continuar con las clases en casa”, relató una madre de familia, de la ciudad de México, quien atribuye esta situación a la “falta de organización” en el plantel de su hijo.

Sin embargo, organizaciones como la Red por los Derechos de la Infancia, aseguran que en muchos casos solo se puede apelar la ética y el compromiso de los maestros con sus alumnos: “Cualquiera podría reclamar que su contrato colectivo no establece clases en línea. Además, podrían pedir a la SEP que les compense salarialmente la conexión a internet que utilicen, así como un dispositivo de trabajo”, señala al respecto.

En países europeos e incluso en los Estados Unidos se adaptaron rápidamente a la contingencia, migrando sus actividades educativas a las aulas virtuales, pero en México las condiciones a las cuales se enfrentan alumnos y docentes, tanto fuera como dentro del aula, son sumamente distintas. Hay una clara desventaja en el acceso a la educación de calidad para muchos sectores.
Con el confinamiento en el hogar, las cosas se complican aún más en este rubro.
Ello puede ser un problema, no sólo para la clase media o baja, sino para todos; los niños no están asistiendo a clases y las complicaciones que esto trae son diversas, por ejemplo, la dificultad que tienen los profesores para mantener en orden un aula digital por la propia naturaleza inquieta de los niños.
Para muchos niños mexicanos, la cuarentena aparenta ser un periodo vacacional más, lo que representa un reto tanto para los padres (que además tienen que trabajar), como para los profesores.

PREGUNTAS SIN RESPUESTA

¿Qué sucederá con los niños que no tienen acceso a las clases online? ¿Pasarán de año? ¿Volverán a cursarlo? ¿Avanzarán con los conocimientos necesarios?
Las respuestas son un dolor de cabeza para sector educativo y de millones de familias mexicanas, ya que evidencia una situación de conocimientos y desarrollo trunco que, si bien algunos podrán recuperarlo, habrá muchos que no.
Los niños con déficit de atención o de lento aprendizaje pueden ser de los más perjudicados debido a sus condiciones cognitivas, lo que nos lleva a preguntar, ¿cómo puede esto afectarles a mediano y largo plazo?

Ante este panorama, los esfuerzos de las autoridades educativas y de las instituciones, se seguirán topando con una brecha digital en el país y los sectores con mayores carencias económicas y culturales de México son quienes más perjudicados resultarán en términos educativos.

(Con información de Ángel Roldán, Antonio Iturria y Alicia Mireles)

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *