Presentan en La Paz, “Testimonios Sísmicos”, poemario de Mehdi Mesmoudi


La Paz, BCS.- El Centro Cultural “Roger de Conynck, A.C.” , presentará mañana el poemario de Mehdi Mesmoudi denominado “Testimonios sísmicos”, ganador de la mención honorífica en los juegos florales “Margarito Sández Villarino”, celebrado en San José del Cabo.
Dicha presentación será en la Alianza Francesa a las 20:00 con un brindis en honor de este hecho que habla de lo trascendental en la vida: las cosas profundas de representación y apariencia banal.
Una voz, un pensamiento venido de Ultramar es una mirada acuciosa y una voz firme sobre la tierra, los hombres y sus sentimientos, Mehdi Mesmoudi devela un acto poético poco conocido en suelo sudcaliforniano. Se trata de una observación sobre la realidad. La vida misma. Eso se logra cuando se unen razón y sentimiento. Quizá porque los orígenes del autor son parte de otro territorio que puede asimilarse al desierto y al mar de Baja California Sur. Es probable que sea eso, pero además una reflexión profunda sobre las acciones de los hombres en su contacto con el entorno, con el mundo, con los mundos. Los miles de kilómetros entre Marruecos y La Paz se niegan fácilmente cuando surge la voz del poeta cantando dichas virtudes y desgracias de la naturaleza humana.
Es menester señalar como aquel país de origen árabe-africano, se nutre igualmente de grandes leyendas y mitos que se confunden en el tiempo y el espacio, asimilándose a cierto comportamiento del sur de la península mexicana.
Un sismo sacude la tierra. También sacude al individuo. Un sentimiento invade, entonces, la voz poética que emerge de lo profundo de una mirada que recorre los espacios por donde la desgracia ha transitado. Pero no es sólo la desgracia terrenal: asomarse a lo íntimo del hombre que habita las diversas latitudes en donde un sismo puede hacer aparición es sólo un pretexto para hablar de la condición humana, de lo que surge cuando vemos la materia inerte, similar al sentir de lo humano. Los sismos sacuden todo, pero de manera particular sacuden al individuo en su andar por los caminos de la vida. La tierra que se desgaja, invade al hombre, al Ser que se va uniendo en el peregrinar mismo de todos los hombres.
Así, el poeta, Mesmoudi, habla de esas cosas que tanto preocupan a los seres sobre la tierra: la desgracia de lo que perdemos en el sacudir de la tierra, en un sismo; pero esta metáfora engrandece cuando en lo interior de cada observador que mira en su derredor puede observar lo que hemos construido y, con tan sólo un movimiento inesperado, se derrumba. Los ojos sorprendidos de unos y otros podemos asomarnos a lo grandioso y a lo superficial de lo que representa el hombre y lo que ha construido. Nada es eterno, parece decirnos el poeta y, al igual que la materia cae en pedazos, el hombre se derrumba en su yo profundo, cuando siente que todo se convierte en nada. No es pesimismo sino una constatación de la representación de lo poco que significamos. Del mundo que construimos y destruimos.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *